Amor

Muchas veces uno toma la palabra amor y la usa de varias maneras, algunos hablan en nombre del amor, actúan en nombre del amor y se justifican en su nombre también, pero realmente no conocen su significado, o por lo menos el significado que hoy toma esta palabra para mí.

Es importante que cada cual tenga bien en claro que significa amar para uno, por el simple hecho que en su entendimiento radica nuestra felicidad, y la manera de ver y enfrentar las cosas. Y como es tan importante, quisiera compartir mi visión acerca del amor, que hoy en mi vida más que una visión o una creencia, se convirtió en una certeza.

El único camino que conozco hacia la felicidad, es ser consiente de uno mismo, porque si no nos conocemos en esencia, no podemos brindarnos aquello que anhelamos realmente. Por eso quiero que antes de continuar empecemos por conocernos en este aspecto, así que solo te pido te tomes unos minutos y te contestes de manera sincera esta pregunta.

¿Qué es el amor para mí?

¿Fue fácil?, Seguro muchos pensaron que el amor es desear estar siempre con alguien, o mismo el amor es entregarse en totalidad, estar pendiente de las necesidades del otro. Otros pueden ver al amor como exigencia, obediencia y sometimiento. Pero permítanme decirles que el amor no es nada de esto.

La verdad yo también pensaba al amor de esta manera, nosotros aprendemos al amor con el ejemplo de nuestros seres queridos, en mi caso de mis padres, veía al amor como sacrificio y entrega. Ver esto de esta manera hizo que nunca lograse ser feliz en situaciones en donde el amor se expresaba, y no entendía el porqué, ya que si amar era entrega y sacrificio total, si la persona que tenía enfrente no hacía lo mismo, entendía no me amaba.

Ese no entendimiento de la situación, además de una frustración muy grande, me llevo a un sin fin de preguntas (las preguntas son la mejor herramienta que tenemos para el crecimiento personal), y la primera de ellas fue, ¿Por qué ninguna persona me ama de la misma manera que yo la amo?, no podía entender realmente cual era mi error, yo tenía una necesidad enorme de darle todo mi amor a alguien (y para mí era lo normal), y no lograba encontrar alguien que pueda hacer lo mismo por mí, y realmente tengo que ser sincero, ese amor que no llegaba generaba un vacío en mí, y por mucho que intentase nadie lograba llenarlo, si, podía conocer a alguien que parecía tener todo lo que yo quería, y parcialmente lo hacía pero era como verter agua en un embudo (después de un tiempo el agua se va por el otro orificio) , en ocasiones igual me conformaba por miedo a no conseguir otra cosa (Sé que muchos van a entender esta situación).

Realmente me costó muchos tropiezos ver que quizá yo era el equivocado, entonces inicie en la búsqueda de qué es eso que me falta (Amor).

La verdad enumerar todas las situaciones que me llevaron a encontrar las respuestas, me llevaría un libro entero, pero si me gustaría tratar de resumirlo, mostrando algunos de mis errores.

Creo que el primer error que cometí fue idealizar al amor, yo no podía ver el amor del otro porque el amor tenía que llegar de una manera determinada. La idealización me llevo a esperar algo, y siempre que vean la sentencia “espero que” en algún pensamiento, sepan que ya estamos en un problema, porque el “espero que” me habla de una expectativa, y las expectativas nos encasillan en un solo posible resultado para ser felices.
Perfecto me dije, el amor no espera nada, y si el amor no espera nada, significa también que no tiene una manera de expresarse solamente, que este cuando está presente, esté no se fuerza, sino que fluye.

Otros de los errores que cometí, fue creer que el amor era querer a alguien, créanme, fue muy difícil para mí ver, que querer a alguien no es amarlo, el querer habla de posesión, habla de apego, y el apego no respeta lo que desee el otro, de echo es un sentimiento que viene desde el miedo (el opuesto al amor), y desde ya pretender que alguien haga algo que no desea para el beneficio propio,me da a entender que al menos ese sentimiento no lo motiva el amor, sino el egoísmo.
Ahí fue que encontré otra característica del amor, el amor es respeto a la voluntad del otro (siempre y cuando su voluntad no someta la mía).

La más dolorosa de todas mis lecciones en el amor, fue quizá esta, si amor es respeto y no esperar nada, amar a alguien cuando no te corresponde (pero realmente amarlo), es soltarlo, por eso entendí con mucho dolor, el amor no te ata.

Aun así sabiendo que el amor no espera nada, no condiciona , fluye de manera natural , viendo que es respeto hacia la voluntad del otro, y que este no te ata ; aun así después de todo ese recorrido, seguía sintiendo ese vacío, y no fue hasta que de tanto iterar e insistir, me di cuenta de lo siguiente, el único amor que uno realmente necesita es el amor que uno mismo se da, no podia encontrar afuera lo que yace dentro , y ahí si no nos va a importar como venga el amor de la otra persona, tampoco nos va a costar respetar lo que el otro desee, y menos soltar, porque no vamos a ser un ser incompleto si esto sucede, sino que vamos a seguir llenos de lo único que necesitamos, Nuestro Amor.

Quizá parezca iluso, pero no fue hasta que empecé a amarme a mis treinta y tres años que pude empezar a experimentar que ese vacío que cargue conmigo toda mi vida se empezó a llenar, y aunque a veces pierda el norte y me olvide que lo único que necesito yo me lo puedo dar, entiendo que amarse es un acto que lo tenemos que hacer en cada momento, aquí y ahora, es una elección que tenemos que decidir todos los días, y cada granito de arena que pongamos para llenar ese vacío no se va, queda guardado en lo más profundo de nosotros mismos haciéndonos cada día un ser completo.

No quería dejar de compartir esto, porque creo que es la gran lección de mi vida.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *